Cómo saber el texto que necesitas para tu página de inicio

Cómo saber el texto que necesitas para tu página de inicio

Es difícil dar con la fórmula exacta para saber cuánto texto necesitas en tu página de inicio. Para algunos de tus clientes potenciales podría bastar con una sola palabra, para otros serán necesarias algunas más. En este post te damos algunas claves que deben servirte como norma general.

¿Sabes que la página de inicio es la más visitada de tu web? Así es, como norma general.

Tu página de inicio es la página que más hits recibe, tanto de usuarios, como de Google, como de clientes potenciales. Si una página de tu sitio web debe ser perfecta, que sea tu página de inicio.

El comportamiento de los usuarios en internet

Según estudios realizados, casi el 84% de los usuarios escanean lo que ven en internet. El Nielsen Norman Group, que se dedica a la investigación del comportamiento de usuarios en internet, asegura que hacer una página de inicio más “escaneable”, aumenta las probabilidades de que el usuario siga en la web.

Los usuarios no llegan a nuestra web a leer, para eso se cogen un libro. Llegan a escanear. Hacerles más fácil el escaneo forma parte de la usabilidad web (lo que yo llamo “pónselo a huevo al usuario”).

Una de las claves del éxito de cualquier negocio online es la usabilidad. Como asegura el NNG en el siguiente artículo, “En una web, la usabilidad es condición necesaria para la supervivencia. Si un sitio es difícil de usar, la gente se va. Si la página de inicio no es capaz de manifestar claramente lo que ofrece, la gente se va. Si los usuarios se pierden, se van. Si la información es difícil de leer o no responde a las preguntas de los usuarios, se van”. Introducción a la usabilidad (en inglés).

En definitiva, hay cientos de otros sitios que pueden servirles mejor, ¿por qué iban a quedarse en un sitio que no se lo pone fácil?

Los del NNG analizaron 1 millón y medio de fijaciones de eye tracking (seguimiento del ojo) en cientos de sitios web distintos.

Su conclusión fue que lo que convierte a los usuarios “escaneadores” en usuarios lectores es una buena estructura web (buena organización de la información) y un buen layout de las páginas. (El layout es la distribución visual del contenido, teniendo en cuenta la usabilidad). Ciertamente, diseñar una buena página de inicio no es algo sencillo, si se quiere hacer bien.

 

Antes de preguntarte cuánto texto necesitas en tu página de inicio…

Métete esto en la cabeza.

 

Tu usuario es el protagonista

A la hora de diseñar la página más importante de tu sitio, la orientación al cliente es clave. Tienes que pensar en él o ella y lo que necesita o anda buscando. Supuestamente, es algo que tú ofreces. De lo contrario no habrían llegado hasta tu página de inicio.

Así que, lo primero es mantener en tu cabeza que el usuario es el protagonista, no tú.

Así te será más fácil, relativamente, determinar cuánto texto será suficiente para mantener su interés. Es decir, que pase de página.

 

La función de tu página de inicio es comunicar y orientar

Ser capaz de comunicar el problema que resuelves a tu cliente potencial de un vistazo en una página de inicio puede parecer más fácil de lo que en realidad es.

De hecho, comunicar que está en el lugar idóneo para resolver su problema puede resultar incluso más difícil que saber guiarle hacia el lugar que quieres que vaya.

 

Tu página de inicio es tu única oportunidad

Tu página de inicio es la única oportunidad que tienes de convencer al usuario de que la respuesta que busca o la posible solución, se aloja en algún lugar de tu web. Si llega hasta la página de inicio y esta no es capaz de comunicar esa idea, seguramente abandonará y no volverá más.

Los errores en la página de inicio se pagan con el abandono de la web.

Métete en la cabeza que no quieres aburrirle dándole un exceso de información en la página de inicio. Lo que quieres es que le sea muy fácil encontrarla en un lugar próximo, a un clic o dos como máximo.

 

¿Cuánto texto es suficiente en una página de inicio?

Como ya habrás deducido, no hay una norma general para saber exactamente cuánto texto necesitas en tu página de inicio. Depende, principalmente, de tres factores.

  1. Qué problema o necesidad resuelves y cómo lo comunicas
  2. Qué quieres que haga el usuario en tu página de inicio
  3. Qué información mínima necesita el usuario para tomar la decisión de llevar a cabo esa acción

Brevemente explicados los tres puntos anteriores, tienes que conseguir que el usuario haga algo que quieres que haga.

  • Si comunicas mal el problema que vas a resolver, el usuario no entenderá que eres capaz de resolverlo.
  • Si comunicas mal lo que debería hacer o se lo pones difícil, no lo hará.
  • Si das demasiada información, generalmente irrelevante, se aburrirá y abandonará.

A la hora de redactar tu copy o texto, ten en cuenta estas tres premisas.

 

Determina el objetivo de la página de inicio

Tu sitio web tiene un objetivo último, que es vender, generalmente. Cada página de tu sitio web tiene, además, unos objetivos secundarios que ayudan a que el objetivo último se cumpla.

Dependiendo de tu propia estrategia de marketing online, los posibles objetivos secundarios pueden ser, por poner algunos ejemplos:

  • Que el usuario haga una compra directa (si vendes productos online)
  • Que el usuario se suscriba a tu boletín de noticias
  • Que el usuario te siga en las redes sociales
  • Que el usuario contacte contigo (por ejemplo, para pedir presupuesto o solicitar información, cosa que aprovecharás como sesión de venta)

Si no identificas con antelación el objetivo de tu página de inicio, no podrás diseñarla en consecuencia ni redactar un texto persuasivo.

Identifica las motivaciones del usuario

¿Qué le ha llevado a aterrizar en tu página de inicio? Dale respuesta. Rápidamente.

Piénsalo: si no sabes lo que hizo que tu usuario llegase a tu página de inicio, difícilmente sabrás qué le llevará a realizar la acción que quieres.

Identifica sus motivaciones, necesidades o problemas. Si quieres saber cuánto texto necesitas en tu página de inicio define esos problemas lo más breve y claramente posible. Después redacta una solución también breve y clara, pero que lleve al usuario a realizar la acción que antes has puesto como objetivo.

 

Tú no eres el protagonista

¿Me estoy repitiendo? Sí.

Hago mucho hincapié en casi todos mis escritos sobre este tema, y es que somos muy egocéntricos. Nos encanta hablar de lo buenos profesionales que somos, cuántas carreras y titulaciones y certificaciones y masters tenemos y nuestra vida en verso. Todo eso está muy bien, pero no en primera página. En portada, dedícate a tu usuario o cliente potencial, que ya se ocupará él o ella de buscar quién eres si quiere.

 

Aborda sus temores, dudas y preocupaciones

Ponte en su lugar. Como decía, tú no eres el protagonista. Hazle sentir que lo es él o ella.

No es cuestión solamente de poner de manifiesto las soluciones que ofreces, sino de abordar de forma concisa (por ejemplo, en una lista) las dudas que le puedan surgir al respecto.

Si haces esto, el usuario va a sentirse más protagonista y lograrás establecer un vínculo más fuerte con él o ella. Al fin y al cabo, te estás poniendo en su pellejo y eso, aunque sea inconscientemente, lo notan.

Si el texto que resuelva sus dudas o temores va a ser demasiado para una página de inicio, entonces plantéate como objetivo que te contacte para resolvérselas por teléfono, por ejemplo. Es una buena forma de emplear esa llamada como resolución de objeciones, alivio de temores etc. Y puede resultar en una venta.

Hay algunos “temores” que son más de tipo técnico, y que puedes resolver con una frase. Por ejemplo:

  • El usuario puede ser reticente a dejar su email a la hora de suscribirse: pon una frase bajo el cajetín de suscripción asegurándole que no haces spam.
  • El usuario puede sospechar que le van a cobrar algo que anuncias como gratuito (un ebook, un pdf, etc.). Pon una frase bajo el cajetín de descarga asegurándole que es totalmente gratuito, sin compromiso o que no tendrá que dejar más datos que los solicitados.

Concienciación del problema y soluciones disponibles

Esta parte es, sobre todo en relación con cuánto texto necesitas en tu página de inicio, de las más complejas de solucionar. Si no eres muy experto en copywriting o en comunicación y ventas, además de en diseño web, seguramente será uno puntos más difíciles de abordar.

Los niveles de concienciación de los clientes potenciales que llegan a nuestra web son muy diversos. Aunque no podemos abordar todos los tipos y niveles de concienciación, sí es bueno que tú seas consciente de ellos. Y después, como no podemos abordarlos todos, tenemos que elegir a qué tipos de usuarios damos preferencia. Bueno, esto sería lo ideal.

Veamos esos niveles (recuerda que cuando hablo de “problema”, me refiero a problemas, motivaciones, necesidades o deseos. No siempre se trata de un problema y una solución. Puede tratarse de un usuario que necesita algo y tú debes satisfacer esa necesidad, etc.).

Usuario desconoce el problema – desconoce la solución

Hay usuarios e incluso clientes potenciales que van buscando algo, pero no están seguros de qué es. No saben exactamente cuál es su problema (necesidad o motivación) y menos aún, la solución.

Este tipo de usuario es el más difícil de atender y orientar online. Tendrías que diseñar la página de inicio prácticamente entera para que, primero, él o ella descubra cuál es su problema, y después, puedas guiarle hacia la solución.

Usuario conoce el problema – desconoce la solución

Este usuario es consciente de su problema, pero no sabe si tiene solución. Si el problema que piensa que tiene es el que tiene realmente (muchas veces no es así), entonces es fácil de abordar en un poco de texto en tu página de inicio. Simplemente has de mencionar el problema en pocas palabras (generalmente en un titular) y después indicar o dejar ver que tienes la solución.

Usuario conoce la solución – desconoce que tú la tienes

Muchos usuarios saben el resultado que quieren obtener. Llegan a tu página de inicio, pero esta no es capaz de comunicar que tú puedes ayudarles a conseguir ese resultado. Igual que en el caso anterior, no es difícil indicar en algún lugar sobresaliente que provees esa solución que busca. No es necesaria gran cantidad de texto para llamar su atención sobre ello y animarle a que realice una acción (clic hacia más info, hacia página de contacto, etc.).

Usuario conoce tu servicio/producto

El usuario es consciente de lo que ofreces, pero no está seguro de que sea la solución a su problema. Si hay un exceso de texto en tu página de inicio, posiblemente se aburra y se vaya. Has de encontrar las palabras justas para que siga navegando y tenga la seguridad de que tienes la solución o de que no la tienes, que también es posible.

Como has visto, el nivel de conciencia de todos los usuarios no es el mismo. Aun teniendo en cuenta a todos ellos, es preferible que intentes enfocarte en un par de grupos, como decía arriba.

 

Muestra la información en un golpe de vista

Cuando veíamos el tema del comportamiento del usuario en internet, nos hemos hecho una idea sobre el tiempo real que un usuario puede pasar en un sitio web. Generalmente, segundos.

Si en un golpe de vista, tu página de inicio no es capaz de transmitir que puede solucionar el problema del usuario, abandonará. Tienes segundos para capturar su atención. Encima, teniendo en cuenta que ese usuario, con toda probabilidad, estará pendiente, no solo de tu página de inicio sino también de su email, su Facebook, y 40 cosas más.

¿Cómo hacer para cautivarle?

En uno o dos golpes de vista tienes que darle una idea, con el texto justo y necesario, de lo que haces y cómo resuelves su problema. El diseño web, la estructura y el layout que menciono más arriba son clave. Por eso es importante no “meter” toneladas de texto en tu página de inicio.

 

Para muestra, un botón

A continuación, te muestro dos imágenes.

La primera tiene tanto texto que, aun poniendo una vista del 75% no se ve ni la mitad de la longitud de la página (he tachado el nombre porque tampoco es plan de fastidiar). La segunda capta la atención mucho más y mejor. Es más directa, alude al dolor, necesidad, problema del usuario de forma clara y vistosa. No hace falta contar tu vida en verso, hace falta empatizar con el problema del usuario o del cliente potencial.

imagen-3_cantidad-de-texto-pagina-inicio

 

imagen-4_cantidad-de-texto-pagina-inicio_2

(Para encontrar esas páginas he tecleado en Google: “expertos en posicionamiento SEO”, por si quieres hacer tu propio análisis).

Después de atraer su atención sobre lo que haces y cómo puedes, posiblemente, resolver su problema, llama la atención del usuario hacia el punto o puntos clave de acción:

¿Qué quieres que haga? ¿Que pase a otra página para más info, que se suscriba a un boletín de noticias, que te llame por teléfono, que te mande un email, que compre un producto, que sepa que hay descuentos para él o ella…?

Ten en cuenta que el usuario ve docenas de sitios webs al día. Si no se lo pones a huevo, no hará clic ni hará nada. Y si le pones demasiadas llamadas a la acción, tampoco. No puedes pretender que haga todo lo anterior: que pase a otra página para más info, que se suscriba a un boletín de noticias, que te llame por teléfono, que te mande un email, que compre un producto, y que vaya a la página de descuentos. ¡No le líes!

Centra su atención en una o dos acciones como máximo, pensando en sus motivaciones.

 

Conclusión sobre los textos de una página de portada

En definitiva, como has visto, no se trata de cuánto texto necesitas en tu página de inicio, ni de si ha de ser mucho o poco, largo o corto. Se trata de usar el suficiente para dar la mínima información necesaria, es decir, la que debe saber el usuario para que realice la acción.

 


perfil-c2c_optEsther Roche

Diseñadora web en WordPress, Coach y escritora. Apasionada del diseño web, firme defensora del crecimiento y el cambio en las personas y creadora del Web Coaching real, es decir, diseño web ejercido por una coach profesional, por primera vez en Europa. 

 

 


¿Quieres acceder a cientos de contenidos de Marketing Online?

Visita mi librería de Marketing Online, la más grande de habla hispana, y encontrarás plantillas, ebooks y cursos que te ayudarán a formarte y a potenciar tus proyectos online. Si estás interesado en cursos online visita directamente mi página con todos mis cursos gratuitos y de pago.

libreria marketing online gratis